La Importancia de la Hidratación para el Cuidado de la Piel

Siempre hemos escuchado que uno de los consejos esenciales para el cuidado de la piel es hidratarla a diario. ¿Pero sabes por qué es tan importante la hidratación para el cuidado de la piel? ¿Cuáles son los efectos de una piel deshidratada? ¡Te lo contamos todo!

LA IMPORTANCIA DE LA HIDRATACIÓN PARA EL CUIDADO DE LA PIEL.

HIDRATAR LA PIEL EVITA QUE ESTA SE RESEQUE Y AGRIETE.

Cuando la piel no recibe la humectación que precisa se seca y como consecuencia muestra un aspecto apagado y sin vida. Si no se soluciona a tiempo aportando el agua que necesita cada vez se resecará más, llegando incluso a descamarse y agrietarse. Esto no es solo un problema estético, sino que también genera molestias como picores y tirantez, afectando a tu bienestar.

LA HIDRATACIÓN ES ESENCIAL PARA EVITAR LA PÉRDIDA DE ELASTICIDAD Y FIRMEZA.

La importancia de la hidratación de la piel es clave para evitar su envejecimiento prematuro y la aparición temprana de arrugas y pliegues. ¿Por qué? Porque uno de los efectos de la sequedad de la piel es la pérdida de elasticidad y firmeza de esta. Así, una piel deshidratada se muestra envejecida, no consigue mantener la firmeza del cutis y al no tener la facultad de sostener con firmeza, en el rostro van apareciendo arrugas y flacidez facial.

UNA PIEL MUY SECA ES UNA PIEL PROPENSA A INFECCIONES Y ENFERMEDADES

Una piel deshidratada es vulnerable. Al resecarse, la barrera dérmica de la piel se altera, deteriorándose así la función de protección para la que está preparada.

Además, cuando se cuartea está abriendo una puerta a la entrada de patógenos por las fisuras formadas. Así es más propensa al contagio de infecciones y a la aparición de enfermedades dermatológicas latentes que hasta entonces se mantenían a raya.

 

CÓMO PROPORCIONAR A LA PIEL LA HIDRATACIÓN QUE NECESITA.

Para evitar que la falta de agua de la piel genere los problemas mencionados anteriormente es importante tomar medidas a diario. Estos consejos son básicos para proporcionar a la dermis la hidratación que precisa y prevenir los problemas generados por la falta de agua en las células de la piel.

HIDRATA LA PIEL CON UNA CREMA APROPIADA A DIARIO.

Utiliza un producto apropiado para tu tipo de piel, edad y sexo. Además, es importante hidratar el rostro con un producto específico, usar una crema para unas manos suaves y cuidadas y otro para el resto del cuerpo. En un cuerpo sin vello la aplicación es más fácil y agradable.

 

CONSUME 2 LITROS DE AGUA CADA DÍA

Dentro de unos hábitos de vida sana se recomienda tomar 2 litros de agua cada día repartidos en varias tomas. Esto te ayudará a hidratar la piel y al mismo tiempo a cuidar de tu salud.

INCLUYE EN TU DIETA FRUTAS Y VERDURAS FRESCAS

Para proteger la salud se recomienda el consumo diario de 5 raciones de frutas y verduras en el contexto de una dieta saludable y equilibrada sin recurrir a dietas milagrosas. Estas también aportan agua que ayudan combatir la deshidratación de la piel.

EVITA LA EXPOSICIÓN AL SOL SIN PROTECCIÓN.

Tomar el sol sin protección no es bueno para la piel, entre otros motivos porque la reseca y contribuye a su deshidratación. Así que es un hábito que debemos evitar, y no solo en verano.

Ahora que ya conoces la importancia de la hidratación para el cuidado de la piel y cómo proporcionársela solo te queda llevar a la práctica estas medidas. Disfruta de una piel bonita, suave, sana y cuidada. Y recuerda que no es sólo por estética, sino por tu bienestar y salud.